Sana Doctrina Videos Cristianos
Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Estudios Biblicos


  • EL QUE NO HAYAMOS PRODUCIDO NUESTRAS EMOCIONES POR NUESTROS PROPIOS ESFUERZOS NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO ESPIRITUALES

    Muchos condenan toda emoción que no surja del funciona-miento natural de la mente. Les parece ridícula la idea de que verdaderamente podamos sentir el poderoso obrar del Espíritu Santo dentro de nosotros. El Espíritu, dicen, siempre obra de una forma silenciosa y escondida. Insisten en que únicamente obra mediante las verdades de la Biblia y a través de nuestros propios esfuerzos, como, por ejemplo, el de la oración. Por lo tanto, concluyen, no tenemos manera de distinguir entre la obra del Espíritu y el funcionar natural de nuestras mentes.

    Cierto es, que no tenemos derecho alguno a esperar que el Espíritu de Dios obre en nosotros, si hemos dejado de lado cosas tan importantes como el estudio de la Palabra y la oración. También es cierto que el Espíritu obra en muchas formas diferentes. A veces lo hace silenciosa y escondidamente.

    Leer mas »
  • EL QUE NUESTRAS EMOCIONES PRODUZCAN GRAN FERVOR Y DISPOSICIÓN DE HABLAR DEL CRISTIANISMO NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO ESPIRITUALES.

    Mucha gente tiene sus prejuicios fuertes en contra de quienes hablan con facilidad y fervor de las cosas espirituales. Los condenan como hipócritas jactanciosos. Por otra parte, muchos ignorantemente asumen que quienes hablan así tiene que ser verdaderos hijos de Dios. "Dios," dicen, "le ha abierto su boca. Antes casi no hablaba pero ahora esta lleno y tiene libertad. Abre su corazón, cuenta sus experiencias, y alaba a Dios." En especial se ven convencidos de que esta es una señal de conversión, si la persona comenta de la religión con fervor y seriedad.

    No obstante, dicha forma de hablar no es necesariamente una señal de conversión. Los que piensan así, están confiando en sus propias ideas en vez de someterse a la guía de las Sagradas Escrituras. Estas en ninguna parte dicen que la conversación espiritual sea una señal segura de la conversión. Tal conversación puede ser tan solo una religión de la lengua, simbolizada en las Escrituras por las hojas de un árbol. Todo árbol debe tener hojas, pero las hojas no comprueban que sea un buen árbol.

    Leer mas »
  • EL QUE NUESTRAS EMOCIONES TENGAN UN GRAN IMPACTO SOBRE NUESTRO CUERPO NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO ESPIRITUALES

    Todas nuestras emociones afectan nuestros cuerpos. Esto se debe a la unión intima entre cuerpo y alma, carne y espíritu. No es nada sorprendente entonces, que las emociones fuertes tengan, por consiguiente, un fuerte efecto en el cuerpo. Sin embargo, estas emociones pueden ser o naturales o espirituales en su origen. La presencia de efectos corporales no pueden comprobar ni que la experiencia sea sencillamente natural ni verdaderamente espiritual.

    Las emociones espirituales, cuando poderosas y fuertes, indudablemente son capaces de producir grandes efectos corporales. El salmista dice, "Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo" (Salmo 84:2). Aquí vemos una clara distinción entre corazón y carne, y la experiencia espiritual afecto a ambos. Otra vez dice, "Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela" (Salmo 63:1). De nuevo se ve la clara distinción entre alma y carne.

    Leer mas »
  • EL QUE NUESTRAS EMOCIONES SEAN VIVAS Y FUERTES NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO SEAN ESPIRITUALES

    Algunas personas condenan toda emoción fuerte. Albergan prejuicios en contra de todo el que tenga sentimientos poderosos y vivos acerca de Dios y las cosas espirituales. Instantáneamente asumen que tales personas sufren de algún engaño. Sin embargo, si, como acabo de comprobar, la religión verdadera tiene mucho que ver con nuestras emociones, se desprende que la abundancia de la verdadera religión en la vida de una persona resultara en plenitud de emoción.

    El amor es una emoción. ¿Dirá algún cristiano que no debemos amar abundantemente a Dios o a Jesucristo? ¿O dirá alguno que no debemos sentir gran odio y dolor por el pecado? ¿O que no nos compete sentir un alto grado de gratitud a Dios por su misericordia? ¿O que no nos es necesario desear con intensidad a Dios y su santidad? Hay algún cristiano que pueda decir, "Estoy bien satisfecho con el grado de amor y gratitud que siento hacia Dios, y con el grado de odio y tristeza que siento hacia el pecado. No tengo necesidad de orar pidiendo una experiencia mas profunda de estas cosas."?

    Leer mas »
  • LAS EMOCIONES Y LA DUREZA DE CORAZÓN

    Otra prueba de que la religión verdadera se encuentra muy bien centrada en las emociones es que la Escrituras con frecuencia llaman al pecado "dureza de corazón". Considere estos textos:

    "Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones,..." (Marcos 3:5). "Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, como en el día de Masah en el desierto, donde me tentaron vuestros padres, me probaron, y vieron mis obras. Cuarenta anos estuve disgustado con la nación, y dije: Pueblo es que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos" (Salmos 95:7-10)

    Leer mas »
  • LAS EMOCIONES Y NUESTROS DEBERES RELIGIOSOS

    Vemos la importancia de las emociones espirituales en los deberes que Dios ha establecido como expresiones de culto. 

    La Oración. Al orar declaramos las perfecciones de Dios, su majestad, santidad, bondad, y absoluta suficiencia, y nuestro propio estado vacío e indigno, junto con nuestras necesidades y deseos. Pero ¿Por que? No para informar a Dios de estas cosas, pues el ya las sabe, y de seguro no para cambiar sus propósitos y persuadirle que nos bendiga. No, declaramos estas cosas para conmover y afectar, a través de lo que expresamos, nuestros propios corazones, así preparándonos para recibir las bendiciones que pedimos.

    Leer mas »
  • LAS EMOCIONES EN EL CIELO

    Indudablemente tiene que existir religión verdadera en el cielo. La religión del cielo, por cierto, es absolutamente pura y perfecta. Según el cuadro que las Escrituras nos pintan del cielo, su religión consiste mayormente de amor y gozo, expresado en las alabanzas más fervientes y exaltadas.

    La religión de los santos en el cielo es la religión de los santos terrenales perfeccionada. La gracia que vemos en la tierra es el amanecer de la gloria venidera. Textos como 1 Corintios 13 nos lo comprueban. Así pues, si la religión del cielo es una religión de emoción, toda religión verdadera tendrá que ser una religión de emoción.

    Leer mas »
  • EL AMOR, RESUMEN DE LA VERDADERA RELIGIÓN

    El amor es el principal de las emociones. Cuando alguien le pregunto a Jesús cual era el primer mandamiento, su respuesta fue: " Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primer y gran mandamiento. El segundo es similar: Amaras a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen la ley y los profetas" (Mateo 22:37-40)

    El apóstol Pablo enseño lo mismos: "el cumplimiento de la ley es el amor" (Romanos 13:10). "Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio" (1 Timoteo 1:5). En 1 Corintios 13, Pablo habla del amor como lo mas grande que hay en el cristianismo, su alma y esencia, sin el cual el conocimiento, los dones, y las actividades mas fenomenales no tienen valor alguno.

    Leer mas »
  • Las diferentes emociones según la Biblia

    Las Escrituras, de principio a fin, insisten en que la verdadera religión se encuentra primordialmente en nuestras emociones en el temor, la esperanza, el amor, el odio, el deseo, el gozo, la tristeza, la gratitud, la compasión, y el celo. Considerémoslas por un momento.

    Temor:  Según las Escrituras, el temor piadoso es una parte principal de la verdadera religión. Un nombre que lasEscrituras frecuentemente dan a los creyentes es “temerosos de Dios”, o, “los que temen a Jehová”. Por esto la verdadera piedad a veces se conoce como “el temor de Dios”.

    Leer mas »
  • La religión verdadera tiene mucho que ver con las emociones.

    ¿Quién puede negar que la verdadera religión tenga como ingrediente fundamental las emociones, esas acciones vigorosas y enérgicas de la voluntad? La religión que Dios requiere no consiste de emociones debiluchas, pálidas, y sin vida que escasamente logran desalojarnos de la apatía. 

      En su palabra Dios insiste en que seamos serios, espiritualmente enérgicos, teniendo nuestros corazones vigorosamente comprometidos con el cristianismo. Tenemos que ser “fervientes en espíritu, sirviendo al Señor” (Romanos 12:11). “Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma?” (Deuteronomio 10:12). “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6:4-5).

    Leer mas »
  • ¿Qué son las emociones? según la Biblia

     Se podría hacer en este momento la pregunta: “¿Precisamente a qué se refiere usted cuando habla de emociones?” Mi respuesta sería la siguiente: “Las emociones son las actuaciones enérgicas e intensas de las inclinaciones y la voluntad del alma.” 

      Dios ha dado al alma humana dos capacidades centrales. La primera es entendimiento a través del cual examinamos y juzgamos las cosas. La segunda capacidad nos permite observar las cosas, no como espectadores indiferentes, sino como quienes, agradados o no agradados, gustando o no gustando, las aprobamos o rechazamos. A veces llamamos a esta segunda capacidad inclinación. En su relación a nuestras decisiones, solemos llamarla la voluntad. Cuando la mente ejerce su inclinación o voluntad, nos es común referirnos a la mente como el corazón. Las capacidades del alma son, pues, las del entendimiento, y de la voluntad para responder a aquello que entiende.

    Leer mas »
  • LA NATURALEZA DE DIOS

    1 Dios es Espíritu. Juan 4:24. Esto significa que Dios no tiene un cuerpo. Él es invisible, sin sustancia material, sin partes físicas, libre de todas las limitaciones temporales.

    Leer mas »
RSS