EL QUE NUESTRAS EMOCIONES PRODUZCAN GRAN FERVOR Y DISPOSICIÓN DE HABLAR DEL CRISTIANISMO NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO ESPIRITUALES. - Sana Doctrina Videos Cristianos
Sana Doctrina Videos Cristianos
Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

EL QUE NUESTRAS EMOCIONES PRODUZCAN GRAN FERVOR Y DISPOSICIÓN DE HABLAR DEL CRISTIANISMO NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO ESPIRITUALES.

Mucha gente tiene sus prejuicios fuertes en contra de quienes hablan con facilidad y fervor de las cosas espirituales. Los condenan como hipócritas jactanciosos. Por otra parte, muchos ignorantemente asumen que quienes hablan así tiene que ser verdaderos hijos de Dios. "Dios," dicen, "le ha abierto su boca. Antes casi no hablaba pero ahora esta lleno y tiene libertad. Abre su corazón, cuenta sus experiencias, y alaba a Dios." En especial se ven convencidos de que esta es una señal de conversión, si la persona comenta de la religión con fervor y seriedad.

No obstante, dicha forma de hablar no es necesariamente una señal de conversión. Los que piensan así, están confiando en sus propias ideas en vez de someterse a la guía de las Sagradas Escrituras. Estas en ninguna parte dicen que la conversación espiritual sea una señal segura de la conversión. Tal conversación puede ser tan solo una religión de la lengua, simbolizada en las Escrituras por las hojas de un árbol. Todo árbol debe tener hojas, pero las hojas no comprueban que sea un buen árbol.


 Una pronta disposición a hablar de las cosas espirituales puede surgir de una condición buena, pero también de una mala. Se puede deber a que el corazón de la persona esta lleno de emociones santas — 'Porque de la abundancia del corazón habla la boca" (Mateo 12:34).

O se puede deber a que su corazón esta lleno de emociones que no son santas. Por naturaleza, las emociones fuertes mueven a las personas a hablar de aquello que los ha afectado. Tales conversaciones efectivamente serán fervientes y sinceras. Obviamente, entonces, las personas que libre y fervientemente hablan de cosas espirituales están animadas en cuanto al cristianismo, pero ya he demostrado que la emoción religiosa puede existir sin una verdadera experiencia de salvación.

Existen personas demasiado dispuestas a hablar de sus vivencias. Lo hacen en todo lugar no importando con quien puedan estar. Esta es una mala indicación. Un árbol demasiado lleno de hojas normalmente no lleva mucho fruto. Las emociones falsas, si son fuertes, se muestran con más rapidez que las verdaderas. Así como los fariseos, la falsa religión, por naturaleza, ama ser vista.

Por: Jonathan Edwards


Deja tu comentario

Comentarios

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

RSS