Sana Doctrina Videos Cristianos
Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Vana preocupación

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos.(2 Corintios 5:1)


Para mucha gente, el deseo de no envejecer se vuelve una obsesión. Cuántos esfuerzos se hacen para detener y aminorar el inevitable proceso de la degradación del cuerpo humano. Pero, para el creyente esa ley de decaimiento del ser exterior tiene otro sentido.

Su cuerpo será transformado a semejanza del de Jesucristo. Mientras tanto Dios, quien hace de él su morada por medio del Espíritu Santo, lo emplea para su propia gloria. En cambio, "el hombre interior", el espíritu, la parte inmaterial de nuestro ser, escapa los daños debido al desgaste y al cansancio.

Con qué acento de victoria exclama el apóstol:"Por tanto, no desmayemos, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día a día (2 Corintios 4:16).

Sí, el saca nuevas fuerzas de su inagotable fuente; es como recreado cada día por medio del poder del Espíritu que hace vivir a Jesús en él. Con tanto menos pesar ve decaer su envoltorio exterior,cuanto que su fe saluda a la gloria venidera y gusta de ella anticipadamente.

La mirada del alma se aparta de las cosas que se ven para fijarse en las que son invisibles y eternas. El cliente espera del cielo al Salvador, quien le vestirá con un cuerpo glorioso cuando venga a arrebatar a sus rendimiendos. Entonces, todo lo moral será absorbido por la vida (5:4).

Esperamos al salvador... el cual transformara el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante a... la gloria suya (Filipenses 3: 20-21).

 


Deja tu comentario

Comentarios

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

RSS