Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Yo no lo conocía.He aquí el Cordero de Dios

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo.  Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua. (Juan 1:29-31)


Jesús era primo de Juan el Bautista (Lucas 1:36); tenían más o menos la misma edad y fueron criados a unas decenas de kilómetros de distancia. Parece ser improbable que no se hayan conocido durante unos treinta años, siendo que los padres de Jesús subían cada año a Jerusalén a la fiesta de la Pascua y que las familias aprovechaban la ocasión para encontrarse (Lucas 2:41-45). Entonces, ¿cómo debe entenderse la declaración de Juan el Bautista: "Y yo no lo conocía"?

Juan tenía la misión dada por Dios de preparar el pueblo de Israel para recibir al Mesías prometido, el Rey que instauraría su glorioso reino (Mateo 3:1-12).Y he aquí que ese Mesías y ese Rey era su primo, el humilde carpintero de Nazaret.

Entonces Juan, iluminado por el Espíritu Santo, puede ver en Jesús el rey humilde anunciado por Zacarías, al Cordero que sería llevado al matadero, de quién habló Isaías, "el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo". También oyó la voz venida "de los cielos" (Mateo 3:17), y agregó: "Y yo le vi", y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios" (Juan 1:34).

Hoy en día, ¿quien no ha oído hablar del hombre llamado Jesús? Pero, para ser salvo, es necesario conocerle de una manera diferente, es decir, como "el hijo de Dios, el cual me amo y se entregó a sí mismo por mí" (Gálatas 2:20).

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular