Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Los actos egoístas crean contiendas y no amor

 El egoísmo y el amor son opuestos completos. El egoísmo se enfoca únicamente en satisfacer su propia carne. El amor, por otra parte, se centra en complacer a los demás. El orgullo y el egoísmo van de la mano. Ambos son egocéntricos. Ambos están en conflicto con Dios y con todos a su alrededor.


El egoísmo es infeccioso. Si una persona es egoísta y orgullosa, es probable que inciten a otros a ser orgullosos y egoístas. Dios no sufre a las personas egoístas. Dios considera a este tipo de personas como malvadas y Él no las conocerá. El orgullo y el egoísmo producen conflicto y falta de armonía con Dios y con los demás. Vea a continuación los consejos bíblicos y las escrituras sobre el egoísmo.

El egoísmo y el amor son opuestos completos.

El amor no es egoísta, envidioso, ni orgulloso. Las personas egoístas solo buscan satisfacer su carne. El amor no lo hace. El egoísmo y el amor son opuestos completos y no pueden coexistir al mismo tiempo. 1 Corintios 13: 4 advierte que el amor no es egoísta, envidioso ni orgulloso.

 (1 Corintios 13:4) El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;

 Los actos orgullosos y egoístas causan contención, no paz.

Jesús nos ama tanto que nos ha dado paz por todos los que le piden. La disputa y la contención no vienen de Dios. Toda contención viene del orgullo y el egoísmo. Proverbios 13:10 nos aconseja que el orgullo y el egoísmo causan conflictos.

(Proverbios 13:10) Ciertamente la soberbia concebirá contienda; Mas con los avisados está la sabiduría.

Los actos egoístas reproducen más actos egoístas.

El egoísmo es infeccioso. Si una persona es egoísta y orgullosa, es probable que inciten a otros a ser orgullosos y egoístas. Si amamos a Dios, tenemos el poder de no sentirnos atraídos por los actos egoístas de otros y de no llegar a un lugar de egoísmo donde tentamos a otros a ir en contra de Dios. Ezequiel 16:15 nos aconseja cómo los actos egoístas incitan a los actos más egoístas.

(Ezequiel 16:15) Pero confiaste en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras.

 Dios no soportará el comportamiento egoísta.

Si muestra un comportamiento egoísta con Dios o con su prójimo, Dios no lo tolerará por mucho tiempo. Los orgullosos colocan más honor en sí mismos que Dios. Dios considera a este tipo de persona como malvada y Él no lo conocerá. El orgullo y el egoísmo producen conflicto y falta de armonía con Dios y con los demás. El Salmo 101: 4 nos dice que Dios se separe de las personas egoístas.

(Salmos 101:4) Corazón perverso se apartará de mí; No conoceré al malvado.

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular