Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

¿No necesita a Dios?

A veces nos parece que no necesitamos a Dios. Pero cuando la tempestad de la decepción se levanta, cuando el viento del desastre sorprende sopla las olas de la tristeza se rompe contra nuestras vidas, si no tenemos una fe profunda y paciente, nuestras vidas se harán trizas.

 


Si hay tantas decepciones por el mundo, es porque nos hemos apoyado en los dioses en vez de hacerlo en Dios. Nos arrodillamos ante el Dios de la ciencia y descubrimos que nos dio la bomba atómica, acompañada del cortejo de miedo y ansiedad que la ciencia no puede calmar. 

Adoramos al Dios del placer y comprendimos que lo sensacional dura poco. Nos inclinamos ante el Dios del dinero y descubrimos que las cosas, como el amor y la amistad, no se pueden comprar, que en un mundo de la caída de los mercados y de las malas inversiones, el dinero es una divinidad más bien incierta.

Esos dioses que pasan no pueden salvarnos y dar la felicidad al corazón humano. Únicamente Dios es poderoso. Debemos volver a descubrir la fe en el. Con esta fe podemos transformar los ríos y desiertos valles en senderos iluminados por la alegría, y llevar un nuevo gozo a las oscuras cuevas del pesimismo .

Martin Luther King (1929-1968) 

(Jeremías 9:23-24) Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová. 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular