Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Como Dios ve al creyente

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.(2 Corintios 5:21)

 


En Jesucristo, Dios acepta todo creyente, no por la bondad real o imaginaria de este, sino conforme a la apreciación que el Padre hace de su amado Hijo.

Me acuerdo de una notable ilustración de esta verdad en la vida práctica. Una mujer que luego de conocer él en su juventud al Señor se había descarriado al casarse con un in-converso, una noche pidió las oraciones de nuestro pequeño grupo de creyentes en favor de su marido a Alex, quien se había vuelto bebedor y jugador.

Mientras estábamos orando, en su gracia Dios contesto, pues de repente llegó el mismo a álex, exclamando:- Quiero hallar al Dios de mi mujer. Yo estaba jugando y bebiendo en una taberna aquí cerca, cuando una voz grito en mi alma:" Alex debe ser salvo de esta noche o condenado por siempre". Arroje  los naipes y huí.

Dígame cómo puedo ser salvo. Para nosotros fue un solemne momento al ver la manifestación del poder de Dios. Entonces  le hablamos a Álex de la obra de la Cruz y pronto estuvo gozando de la salvación

Algunas noches más tarde dio su primer testimonio público, diciendo: Amigos, mírame. Soy un hombre alto y feo, pero a los ojos de Dios ahora soy agradable, porque estoy  revestido de Jesús. Por cierto, él había comprendido la doctrina de la aceptación enseñado por Pablo:" para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, "( Efesios 1:6).

Nuestra culpa fue imputada a Jesús cuando tomó su lugar en la cruz como nuestro  sustituto. Ahora aparecemos ante la faz de Dios con todas las perfecciones del Señor. Dios nos ve como justos a causa de la obra cumplida por su Hijo.

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular