Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Las excusas de los invitados (Romanos 2:4)

¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?


Dios le invita a usted a acudir a él como a un Padre para compartir su propia felicidad. No haga como los invitados de la parábola( Lucas 14 :15-24) , que rehúsan la invitación y, note-lo bien, por motivos perfectamente legítimos.El primero objeta que ha comprado una hacienda.

No hay mal en esto, se dirá. Sea, pero lo que es bueno viene a ser nefasto cuando se le da prioridad frente a lo que Dios quiere dar. El segundo habla de cinco yuntas de bueyes que debe probar, y el tercero de su mujer, con la cual acaba de casarse. Son pobres excusas. Tú, que has comprado los bueyes, vete esta noche a la gran cena y pruébalos mañana.

Y tú qué has tomado mujer, llévala contigo a la fiesta para que gocen juntos. Indudablemente el trabajo es algo bueno, fundar una familia no lo es menos. Pero permanecer fuera, cuando el Dios de gloria invita para que se tenga el honor de estar con su Hijo, es hacerle el más grande ultraje y, a la vez, exponerse uno mismo a la más grande perdida.

El padre de familia, irritado, ordena a su siervo que invite a los pobres de la ciudad y luego qué fuerce a entrar a todo aquel al que encuentre por los caminos y los vallados,"para que se llene mi casa"---- dice él. Dios llama, sus siervos buscan. Todavía hay lugar. El suyo le aguarda. Déjese  forzar a entrar.

 Dijo el señor al siervo: Vé por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa. (Lucas 14:23)

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular