Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

¿Se puede perder la salvación? (1)

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,  y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.  Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.(Juan 10:27-29)

 


Pregunta: ¿Cómo conciliar los numerosos versículos que prueban que el creyente no puede perder la salvación, con otros que dejan creer lo contrario?

Respuesta: Primero, recordemos dos verdades que demuestran que le creyentes sincero es salvo por la eternidad. La salvación no se merece, Dios es quien, por gracia, salva el creyente. Le eligió y le dio la vida eterna. ¿Podría Dios retractarse? ¿Empezaría una acción de amor y no la acabaría de una manera digna de él? No, si tenemos la vida eterna, tenemos una relación eterna con Dios.

Además, nuestra salvación no se basa en nuestra fidelidad, si no en la del Señor; él está siempre atento y vivo para orar a favor nuestro. Tiene el poder de salvarnos eternamente, es decir, hasta que nos introduzca en la casa del Padre (Hebreos 7:25)

Sin embargo, existen versículos que parecen contradecir esta verdad, porque la Biblia la presenta desde diferentes puntos de vista, lo cual nuestros espíritus limitados no pueden conciliar. Por un lado, Dios da una solución total y eterna.

Por otro, siendo salvos, somos responsables de conducirnos con cuidado, y Dios nos disciplinará si caemos en falta.

La certeza de nuestra salvación eterna en absoluto debe inducirnos a dejarnos llevar por nuestra vieja naturaleza. Al contrario, nos mueve al agradecimiento la abnegación para el Señor.

Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.(Romanos 8:37-39)

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular