Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

¿Por qué estamos en la tierra?

Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir. (Isaías 48:17)

 


Uno se pasa la vida entera cuidando su cuerpo. Utiliza todos los recursos que ofrece la naturaleza o la medicina para atenuar el proceso de envejecimiento. El dinero permite que la gente escape de la miseria, así como los medicamentos aleja la enfermedad, la ropa protege del frío y las diversiones ayudan a olvidar las preocupaciones.

De esta manera cada uno avanza en la vida hasta el momento en que todo falta o se derrumba. Basta que el corazón deje de latir para que todo (fortuna, salud, distracciones) se pierda y algunas tablas ensambladas sean suficientes para ese cuerpo al cual se le dispensaron tantos cuidados.

En nuestros días, con la actividad exterior que absorbe nuestro tiempo, corremos el peligro de olvidar por qué estamos en la tierra. Dios espera de todo ser humano que se arrepienta y acepte la salvación que Él le ofrece.

Aguarda de todo creyente que sea apegado a Jesús, quién le salvo, y muestre en toda su conducta que halló en el la respuesta a las necesidades de su corazón. Dios busca tales testigos a fin de señalarlos a quienes están desalentados y cansados de la vida, para decirles: Mi Hijo puede hacer por usted lo que hizo por ellos.

Sí, Dios nos deja en este mundo para ser ejemplo de lo que Cristo hizo por hombres y mujeres que eran como los demás, y para quienes ahora todo ha cambiado.

Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.(Salmos 143:10)

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular