Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Bendiciones divinas (Números 6:24-26)

 Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.(Números 6:24-26)

 


A pesar del incremento de la violencia, en varios países disfrutamos de un entorno relativamente apacible y de gobiernos que se esfuerzan por hacer respetar el orden público y las libertades individuales.

Puede ser que esto nos haga olvidar que necesitamos el socorro de la gracia de Dios para vivir en este mundo. La tranquilidad material, con la cual algunos se benefician, quizás haga olvidar hasta qué punto el mundo exterior se opone a la fe. Si nos diéramos mejor cuenta de ello, sentiríamos más la necesidad de apelar a la gracia de Dios.

Él  ha de protegernos en nuestros contactos con este mundo, no sólo a causa de los carteles que se exponen por doquier, o por lo que hiere nuestra conciencia en los espectáculos de la calle, sino, ante todo, para discernir y repeler el espíritu del mundo que tiende a atraparnos como una red.

¿Pensamos en ello cuando nuestros hijos van al colegio, al trabajo a la universidad? No sabemos a qué presiones sean sometidos, ni a que tentaciones tengan que enfrentarse.

Pero felizmente, podemos pedir la protección divina para ellos como para nosotros mismos y estar seguros de que Dios es capaz de guardarlos, iluminarlos y darles la paz. Al dirigirse a Dios, el profeta Isaías expresa la confianza que cada uno de nosotros pueda hacer suya:

"Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado" (Isaías 26:3 ).

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular