Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Un provechoso accidente - (Mateo 18:8)

Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.(Mateo 18:8)

 


Un minero había quedado paralítico a causa de un accidente de tráfico. Al principio se quejó de su destino y acusó a Dios. Unos creyentes, también mineros, hablaron con él y le enseñaron el camino hacia el Señor Jesús. Desde ese día se manifestó un gran cambio en ese hombre, luego,halló el perdón de sus pecados y la paz con Dios.

Algún tiempo después, el minero le dijo a un amigo que le visitaba.

 -¿Sabes?, tengo la sensación de que no voy a vivir mucho más en esta tierra. Pero sé adónde iré cuando cierre los ojos y me encuentre ante la presencia de Dios. 

Entonces caeré de rodillas ante él para darle gracias por haberme dañado la columna vertebral. 

-¿Qué dices?-preguntó el amigo, sorprendido.

El enfermo sonrió y le explicó: -Si ello no me hubiera ocurrido, habría seguido el camino de perdición, lejos de Dios, hasta llegar al infierno. Por eso, Dios tuvo que intervenir energéticamente para hacerme encontrar a su Hijo, mi Salvador.

Sí, fue duro, pero fue para mi salvación eterna. Se detuvo un momento y luego agregó: - Mejor es entrar como un inválido en el cielo que saltar con un cuerpo sano en el infierno.El amigo le tomó la mano y le dijo: -Pasaste por la dura escuela de Dios, pero no fue en vano. 

Aprendiste la lección. 

Los numerosos seres humanos que todavía hoy pasan por circunstancias difíciles, ¿oirán también el llamado del Dios de amor?

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular