Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Cambiar al hombre por dentro (1)

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.(Juan 3:3)

 

Fuente imagen pixabay.com


Dios puede transformar a hombres y mujeres trabajando en el interior de ellos, es decir, cambiándoles su corazón. El Señor Jesús así lo afirmo y, además, dio la orden: "Os es necesario nacer de nuevo" (Juan 3:7).

Es extraño que Jesús haya dicho esto precisamente a uno de los hombres más religiosos de su tiempo. Se supone que Nicodemo, hombre principal de los judíos, como todo fariseo ayunaba dos veces a la semana,oraba por lo menos dos horas diarias y daba el diezmo de sus bienes (Lucas 18:12). A los ojos de sus contemporáneos podía parecer un sabio teólogo.

Sin embargo, pese a su experiencia, Nicodemo debió reconocer en Jesús el poder de Dios. A este hombre Jesús le revela un gran secreto cuando le dice que es necesario nacer de nuevo para entrar en el reino de Dios. 

Esto intriga fuertemente a Nicodemo; entiende que no se trata de mejorar sus éxitos morales ni de adquirir nuevas ciencias o más conocimientos, sino de recibir una nueva calidad de vida que brote de una fuente nueva. Hoy todavía Jesús nos dice: Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia (Juan 10:10).

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. (Juan 3:5)

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular