Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Dos cuestiones que solo Dios puede resolver

A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; (Deuteronomio 30:19)

 

Fuente imagen pixabay.com


Existen cuestiones insolubles para la inteligencia humana; sin embargo, son de capital importancia. Solo Dios puede resolverlas, y lo hace en su libro,la Biblia.

Primeramente, la cuestión del pecado: un hombre culpable, sobre quien pesa una justa condenación, ¿cómo podrá ser perdonado y estar en paz con el Dios santo?: creyendo en Jesús, quien hizo "la paz mediante la sangre de su cruz"( Colosenses 1:20).

 

En él "tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia"     ( Efesios 1:7)

 

Luego, otra cuestión a la cual de nuevo sólo la Biblia puede dar una solución es la de saber qué ocurre después de la muerte.

La Biblia distingue a dos clases de personas: las que mueren como creyentes y las que mueren como incrédulas.

En lo que concierne a los primeros, todo es paz: su alma va al paraíso para gozar de reposo cerca de Jesús, aguardando la gloria. Para los demás, por desdicha, ya no hay esperanza de salvación, sino una trágica certeza de eterna condenación.

Quizás esa verdad le parezca demasiado simple, usted quisiera más variedad en las alternativas que se le ofrecen.

Pero, así es; Dios es soberano y ningún pensador ni filósofo le impondrá su sistema. Él nos reveló esas cosas para que pudiéramos escoger nuestro eterno destino desde ahora. ¿Ya escogió el suyo?

 

Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte. (Jeremías 21:8)

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular