Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

La voluntad de Dios (Salmos 115:3)

Nuestro Dios está en los cielos; Todo lo que quiso ha hecho.(Salmos 115:3)

 

Fuente imagen pixabay.com


El rey de Francia, Francisco I, acostumbrada terminar sus leyes y decretos con la fórmula: <>. De esa manera afirmaba que su soberanía sobre sus súbditos le eximía explicar sus decisiones y hacía que todos los abusos de poder fueran posibles. 

Los que como ese rey tienen autoridad, muchas veces se aprovechan de ella. Pero cuales quiera sean sus dominios, Dios es superior a todos ellos. Él es "el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores" (1 Timoteo 6:15). En realidad, sólo él tiene autoridad y la confianza a quien quiere.

Para nosotros, criaturas limitadas, admitir la soberanía de Dios y vislumbrar su grandeza ya es el principio de la sabiduría. Entonces, nos inclinamos ante él en sumisión y humildad no olvidando quién es Dios, y quién somos nosotros.

Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra. (Isaías 66:2)

Proceder de otra manera, ¿no sería la más grande locura? pues ello implicaría rebelarse contra Dios. la Biblia nos pregunta: 

 "¿Quién eres tú, para que alterques con Dios (Romanos 9:20). 

Cuando tomamos nuestro lugar de criatura ante el soberano Creador y recibimos su Palabra, descubrimos que la voluntad de Dios es hacernos sus hijos. Él nos ofrece su favor gratuitamente; su amor es incondicional.

Su gozo es tener eternamente a su alrededor a todos los que, convencidos de que Su soberanía sólo es justicia y amor, le conocen como Padre.

En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,(Efesios 1:5)

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular