Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

El fracaso de los moralistas - (Proverbios 26:12)

¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él. (Proverbios 26:12)

 


Pensadores, filósofos y moralistas, desde los tiempos más remotos hasta nuestros días han tratado de mejorar el corazón humano. Si vemos las cosas desde ese ángulo, el balance global de su actividad sigue siendo negativo. La mentira, el egoísmo y la inmoralidad están tan extendidos en la sociedad actual como en el pasado. 

Este fracaso ya había sido anunciado. Dios nos dice desde hace más de 2.000 años: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" (Jeremías 17:9).

Usted me dirá que el cristianismo tampoco mejoró el corazón de los seres humanos. Es cierto, pero Dios, que conoce el corazón, no envío a su Hijo al mundo para mejorarlo. El hombre es como un deudor insolente. Cristo vino para pagar la deuda de ese deudor y darle nueva vida. Tomó sobre sí la deuda de nuestros pecados como si fuese la suya, y la pago en nuestro lugar. Murió en la cruz para que todo el que cree en él tenga la vida eterna. 

Por naturaleza el creyente no tiene un corazón mejor que los demás hombres, pero a partir del momento en que Jesús le da esta vida nueva, puede parecerse al Señor haciendo el bien, con humanidad, porque su Salvador le da la fuerza para realizarlo. Puede aborrecer lo malo y seguir lo bueno (Romanos 12:9).

Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. (1 Corintios 2:5)

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular