Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Refugiado detrás de la gran roca (Salmos 89:26)

El me clamará: Mi padre eres tú, Mi Dios, y la roca de mi salvación. (Salmos 89:26)

 


Estaba escalando por desprendimientos de roca de un acantilado cuando, bajo mi pie, un gran bloque de piedra comenzó a moverse y rodó cuesta abajo a toda velocidad. De repente, detrás de una gran roca, las cabezas de mis dos pequeñas hijas le salieron al paso. Apenas tuve el tiempo de gritarles: <<¡Escóndanse. En un último salto, el bloque se estrelló contra la roca y proyectó pedacitos de roca en todas las direcciones. Corriendo bajé por la pendiente y encontré a mis hijas sanas y salvas agachadas al pie de la roca. Emocionados, agradecimos a Dios nuestro Padre por su protección.

Está anécdota nos recuerda que Dios nos libró de un peligroso mucho más terrible. Éramos pecadores y por ello merecíamos la condenación del Dios santo y una eternidad atormentados, lejos de su presencia. Pero nos amaba e hizo caer el juicio que nosotros merecíamos sobre otro, a saber,su propio Hijo, Jesucristo, quien acepto llevar nuestros pecados y ser castigados en nuestro lugar. La ira de Dios que debía caer sobre nosotros cayó en él en la cruz

Por lo tanto, ¡existe una roca detrás de la cual podemos ampararnos! Es urgente refugiarse, por la fe, bajo la cruz de Jesucristo. Es un paso que debemos dar desde nuestro ser interior, es algo personal. Crea en Jesús, quien "nos libra de la ira venidera" (1 tesalonicense 1:10).

Cristo es nuestro refugio, nuestra única salvación, el es nuestra vida, el pan que bajo del cielo, solo en el hay salvación AMEN!!

Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa. (Isaías 32:2)

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular