Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Lo que dice la Biblia acerca de los adivinos las brujas y el espiritismo.

Buscando imitar completamente la obra de Dios para perturbar al mundo y apartarlo de la Verdad, el diablo a menudo inspira a ciertas personas que domina, con diversas predicciones y acertijos, presentados bajo la apariencia de verdaderas profecías.

 


En la antigüedad, los pueblos paganos que vivían en la oscuridad, la idolatría y el pecado estaban completamente bajo el control de los poderes satánicos. Los magos, los adivinos, o los que convocaron a los espíritus de los muertos, eran muy numerosos y la gente de pequeños a grandes los valoraba como profetas y elegidos. Antes de que el pueblo de Israel entrara en contacto con estos pueblos, Dios ordenó no tomar prestado nada de estas naciones, y mucho menos seguir las creencias vanas y diabólicas que tienen; ¡Cómo son la brujería y la adivinación! Daremos a continuación algunos de los mandamientos de la Biblia con respecto a estas cosas satánicas.

El hecho de que tales costumbres paganos y diabólicos reaparezcan cada vez más en nuestro tiempo encuentra su interpretación en el mismo estado de pecado de la humanidad. El pecado es el precursor de los desvíos y engaños del diablo, que a su vez allanan el camino para la venida del gran engañador que es el Anticristo. De hecho, la Biblia deja en claro que al final de esta era, "algunos abandonarán la fe y se aferrarán a espíritus engañosos ya las enseñanzas de los demonios" (II Timoteo 4: 1). La multitud de corrientes satánicas lideradas por el espiritismo, acertijos y falsos milagros y visiones engañosas, son una clara evidencia de la obra del maligno, que quiere engañar a la gente y, si es posible, incluso a los elegidos.

Poderes malignos, los demonios han demostrado con facilidad la habilidad de saber cosas que no podemos ver - porque son espíritus - pueden comunicarse con personas o mujeres que controlan, cosas que te sorprenden (la edad, el nombre, el trabajo de alguien, etc.) Yo puedo incluso decir algunas cosas de antemano (que, sin embargo, no siempre se cumplen, porque son acertijos y no revelaciones celestiales). Pueden presentarse y responder a la llamada de los que llaman a los muertos, imitando la voz y la escritura e incluso engañando a la criatura del llamado. El diablo incluso puede pretender ser un ángel de luz.

Que alguien adivine en la palma, en la nieve, en la regla o en la Biblia, que adivine despierto o dormido, es también un engaño diabólico. Incluso si algunos oran antes de llamar a los espíritus o antes de dormirse y profetizar en la Biblia, o descubrir los pecados de otros, o ver quién sabe qué visiones, sigue siendo el engaño del tentador.

Todo lo que tenga que ver con la adivinación y la adivinación, luego la brujería y el espiritismo es un trabajo diabólico.

Damos a continuación algunos versículos de la Sagrada Escritura que muestran cuáles son estas obras ante Dios y el peligro en el que se encuentran todos los que caminan en tales cosas.

En Deuteronomio 18: 7-14, escribe: “Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios.

En Levítico 19: 25-31 leemos: “ Mas al quinto año comeréis el fruto de él, para que os haga crecer su fruto. Yo Jehová vuestro Dios. No comeréis cosa alguna con sangre. No seréis agoreros, ni adivinos. No haréis tonsura en vuestras cabezas, ni dañaréis la punta de vuestra barba. Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová. No contaminarás a tu hija haciéndola fornicar, para que no se prostituya la tierra y se llene de maldad. Mis días de reposo[a] guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo Jehová. No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.”

En II Reyes 17, 1-23, se muestra que Israel fue llevado cautivo a causa de su caída en el pecado, entre otras cosas, y en la hechicería: "En el noveno año de Oseas, el rey de Asiria llevó cautivo a Israel". Esto es porque los hijos de Israel han pecado contra el Señor, han seguido las costumbres de las naciones… con cosas que no son buenas y han hecho cosas malas, con las cuales han enojado al Señor… -los magos también se dedicaron a adivinar. "

En II Reyes 21, 1-18 y II Crónicas 33.6, escribe sobre Manasés, rey de Judá:

“E hizo Manasés lo malo ante los ojos de Jehová, conforme a las abominaciones de las naciones que Jehová arrojó delante de los hijos de Israel” después de él. Debido a esto, vino el castigo del Señor.

En 1 Crónicas 10:13 escribe de Saúl: “Saúl murió porque era culpable de una iniquidad contra Jehová, cuya palabra no cumplió; y porque pidió y buscó el consejo de los muertos ".

Éxodo 22:18 y Levítico 20:27 muestran el castigo de la adivinación en el Antiguo Testamento: "No permitirás que viva una bruja ... si un hombre o una mujer tiene el espíritu de un muerto, o se dedica a la adivinación, sean condenados a muerte ".

En Malaquías 3: 5, el Señor dice: "Me acercaré a ti para testificar contra los hechiceros y los fornicarios" (Malaquías 3:18).

En el Nuevo Testamento se muestra, como fruto del arrepentimiento y retorno a Dios, como resultado de la predicación del evangelio y el abandono de los brujos. Así, en los Hechos de los Apóstoles 19, 19 está escrito: “Y algunos de los que habían hecho brujería trajeron sus libros y los quemaron delante de todos; su precio fue de cincuenta mil piezas de plata ".

En la epístola a Gálatas 5, 19-21, la brujería también se muestra entre las obras de la carne. Aquellos que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios. En Apocalipsis 9:21, entre aquellos que son enemigos de Dios, que no quieren arrepentirse incluso después de los castigos que les han sobrevenido, también se mencionan a los que hicieron hechiceros. Los capítulos 21, 8 y 22:15 muestran el castigo que sufrirán los pecadores impenitentes, incluidos los hechiceros. Están "afuera en el lago de fuego".

Aquellos que han caído en el pecado de los "adivinos", de cualquier tipo, en la "brujería", en el "espiritismo", o en las visiones engañosas y maravillas de las que está lleno el mundo, aquellos que han confiado en tales cosas, buscan inmediatamente deshace esos  costumbres peligrosos y perniciosos. Arrepiéntanse de estos pecados y vuélvanse a Dios ... Aquellos que no han conocido las profundidades de Satanás, tengan cuidado de no caer en el error.

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular