Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Huid de la fornicación (1 Corintios 6:18)

Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. (1 Corintios 6:18)

 

A José, uno de los hijos de Jacob, sus hermanos lo detestaban, por eso decidieron deshacerse de él vendiéndolo como esclavo. De esta manera fue llevado a Egipto. allí Potifar, oficial de Faraón, lo compro. Luego, viendo que José trabajaba con celo y rectitud, lo ascendió a mayordomo. Entonces la mujer de Potifar intento seducirlo varias veces, pero José rechazo la tentación tajantemente. Enfadada por verse rechazada, la mujer se vengo y mediante un falso testimonio consiguió que José fuese condenado por falta que no quiso cometer. Lo encarcelaron, pero Dios nunca abandono a su fiel testigo e hizo que prosperase aún más.

Queridos jóvenes creyentes, sigamos el ejemplo de José. Desde la creación del hombre Dios limito las relaciones sexuales al contexto de la pareja, entre marido y mujer (Génesis 2:24). Esta ordenanza fue confirmada en Éxodo 20:14 :" No cometerás adulterio", complementada en Deuteronomio 22:13-29.  y vuelta a comentar por Jesús mismo (Mateo 19:2-9).

El espíritu indica categóricamente a toda la asamblea de Jerusalén que uno debe abstenerse de la fornicación (Hechos 15:28-29), y el apóstol Pablo lo repetirá a menudo en sus epístolas. 

Aquel o aquella que no sigue la corriente de este mundo en el ámbito de la sexualidad puede ser ridiculizado o acostado, pero será feliz obedeciendo a su Salvador, quién se lo ordena por su bien y, por supuesto, por el bien de los hogares, de los niños y de la sociedad en general.

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular