Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Habiendo sido sepultados con él en el bautismo - (Colosenses 2:12)

Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. (Colosenses 2:12)

 


Es muy importante obtener una comprensión bíblica de la palabra 'bautismo' como se registra en la Biblia. Algunos bautismos son húmedos , como el 'bautismo de arrepentimiento' de Juan. Otros bautismos son secos , como el bautismo del Espíritu cuando somos colocados en el Cuerpo místico de Cristo por el Espíritu Santo, en el momento de la salvación.

 

Pablo registra que, "por un solo Espíritu" (el bautismo del Espíritu Santo) "fuimos todos bautizados en un Cuerpo" (el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia). Dondequiera que veamos la palabra 'bautismo' en la Biblia, simplemente significa ser 'colocado en'. El bautismo en agua es una hermosa ilustración exterior del bautismo espiritual sobrenatural (el cambio interior de corazón cuando un hombre o una mujer ha confiado en Cristo para la salvación). El bautismo del Espíritu es un evento único en la vida de un creyente que tiene lugar en el momento en que uno nace de nuevo y se convierte en miembro del Cuerpo de Cristo. A partir de ese momento, se nos exhorta a ser llenos , día a día, del Espíritu de Dios.

 

En el momento en que somos concebidos y nacemos en la raza humana, se nos describe como "en Adán". Como su descendencia, estamos "identificados con Adán". Casi se podría decir que fuimos 'bautizados en Adán' - o 'colocados en la familia de Adán' al nacer. Cuando los hijos de Israel cruzaron el Mar Rojo, fueron bautizados en Moisés, fueron identificados con Moisés. De hecho, leemos en la Biblia, " todos fueron bautizados en Moisés, en la nube y en el mar".  Esto significa que el pueblo de Israel se identificó con Moisés cuando fueron guiados por las columnas de nube durante el día y también cuando cruzaron el Mar Rojo en tierra seca. Israel recibió estos beneficios porque estaban conectados con Moisés. Fueron identificados con Moisés..

 

Debido a que somos salvos por gracia a través de la fe, estamos identificados con JESÚS y por eso recibimos el beneficio de la identificación con Jesús. Habiendo sido convencidos por el Espíritu Santo de pecado, justicia, juicio y reconociendo nuestra necesidad de salvación en Cristo, somos colocados en Su Cuerpo. Estamos posicionados en Cristo por el Espíritu. Somos colocados en unión con Cristo por el Espíritu - somos bautizados,  por el Espíritu, en el Cuerpo de Cristo, por fe. En el momento en que se produce la convicción interna del corazón, nacemos de nuevo, nacemos de arriba, nacemos en la familia de Dios, somos bautizados en Cristo y nos identificamos con Él y Su justicia.

 

Para algunos, esto va acompañado de una alegría extática, mientras que otros no sienten nada. Sin embargo, la salvación no se basa en sentimientos sino en hechos bíblicos ... que enseñan que en ese momento de la salvación, el pecador salvo es colocado en Cristo - o bautizado en Cristo. En el momento en que somos salvos, somos bautizados en el Cuerpo de Cristo. Este es el punto en el que estamos establecidos como hijos de Dios. Somos removidos de nuestra posición original en la primera creación, donde estamos 'en pecado' al ser identificados con el primer Adán - y colocados en nuestra nueva posición en el Cuerpo de Cristo como parte de la nueva creación 'en Cristo' .

 

En este versículo, Pablo describe el proceso de nuestra justificación ante los ojos de Dios. Cristo murió por nuestro pecado, y en el momento de nuestra salvación nos identificamos con Él. Nos identificamos plenamente con Cristo: morimos en Cristo. Aunque todavía vivimos en un cuerpo de pecado, estamos identificados con la muerte, sepultura y resurrección de Cristo, y todo lo que representa.

 

Ya sea hablando de nuestro bautismo espiritual en el Cuerpo de Cristo por fe, o de nuestro bautismo en agua como la señal externa de nuestra confianza en la obra consumada de Cristo como Salvador, podemos decir, con todos los demás miembros del Cuerpo de Cristo: " He sido crucificado con Cristo y sepultado con él en el bautismo, " por la fe en Dios. PERO ese no es el final de la historia, también nos identificamos con Su resurrección. También somos resucitados con Él por medio de la fe.

 

La obra del Espíritu Santo en la vida de un creyente tiene consecuencias mucho mayores que simplemente el perdón de los pecados a través de la muerte en sacrificio de Cristo. ¡De qué serviría el perdón de los pecados si no hubiera resurrección física para vida eterna! No solo somos co-crucificados y co-sepultados con Cristo para el perdón de los pecados, sino que TAMBIÉN somos co-resucitados con Cristo para vida eterna, a través de la fe en la obra de DIOS. Debido a que Dios resucitó a Cristo de entre los muertos, también seremos resucitados de entre los muertos, y todo se debe a que estamos identificados con Él.

 

La naturaleza espiritual de nuestra salvación, donde somos bautizados en el Cuerpo de Cristo por fe, se demuestra externamente cuando vamos a las aguas del bautismo. La inmersión en el agua es una imagen de nuestro co-entierro con Cristo mientras salimos del agua, ilustra nuestra co-resurrección con Él. Todo se lleva a cabo en el poder de Dios, quien nos capacita para vivir una vida nueva en Cristo, mientras morimos a la vida anterior y vivimos para Cristo.

 

Mi oración

Padre Celestial, cuánto te alabo y agradezco por Tu maravilloso plan de redención. Qué asombroso pensar que Cristo se identificó conmigo y con mi pecado para que yo pudiera identificarme con Él y Su justicia. Gracias porque por la fe fui crucificado con Cristo, sepultado con Él y resucitado a una vida nueva. Gracias porque fui sacado de la vieja creación en Adán e identificado con la nueva creación en Cristo. Cómo te alabo porque el mismo Espíritu que levantó a Cristo de entre los muertos ahora está obrando en mí, para que el poder del pecado y la muerte se rompa en mi vida. Gracias, en el nombre de Jesús, AMEN.

 

Fuente: https://dailyverse.knowing-jesus.com/

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular