Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Jehová es mi pastor nada me faltará. (Salmos 23:1)

 

Jehová es mi pastor; nada me faltará. (Salmos 23-1)


Un pastor cuida de sus ovejas. Si las ovejas van a comer, es el pastor quien las conduce a los pastos. Si las ovejas tienen sed, cuentan con el pastor para que les proporcione el agua. Si una oveja tiene fiebre o está enferma, no tiene forma de curarse a sí misma. Es el pastor quien trabaja para remediar lo que está mal con las ovejas. Si la oveja está en peligro por algún depredador, es el pastor quien puede protegerla, ya que las ovejas no tienen medios reales para defenderse. Esa es la relación entre un pastor VERNADERO y su oveja.

 

Y luego, cualquier cosa que nos falte como ovejas del Señor, o no la hemos pedido, como nos recuerda Santiago en el Nuevo Testamento, no la tenemos porque no la pedimos. O el Señor sabe que no lo necesitamos.

 

Y si usted y yo estamos convencidos de que el Señor es nuestro pastor, entonces estaremos contentos con esa forma de pensar. Descansaremos y confiaremos, sabiendo que él sabe lo que es mejor para nosotros.

 

Por tanto, nosotros, como ovejas del Señor, nada nos faltará . David estaba convencido de ese hecho y nos invita a meditar sobre esa realidad, la realidad de las disposiciones pastorales de Dios.

 

Anímate! Se el primero en comentar este video

Artículos Relacionados

Últimos Artículos

Most popular