Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Resultados de Búsqueda: estudio-biblico

  • EL QUE NO HAYAMOS PRODUCIDO NUESTRAS EMOCIONES POR NUESTROS PROPIOS ESFUERZOS NO COMPRUEBA QUE SEAN O NO ESPIRITUALES

    Muchos condenan toda emoción que no surja del funciona-miento natural de la mente. Les parece ridícula la idea de que verdaderamente podamos sentir el poderoso obrar del Espíritu Santo dentro de nosotros. El Espíritu, dicen, siempre obra de una forma silenciosa y escondida. Insisten en que únicamente obra mediante las verdades de la Biblia y a través de nuestros propios esfuerzos, como, por ejemplo, el de la oración. Por lo tanto, concluyen, no tenemos manera de distinguir entre la obra del Espíritu y el funcionar natural de nuestras mentes.

    Cierto es, que no tenemos derecho alguno a esperar que el Espíritu de Dios obre en nosotros, si hemos dejado de lado cosas tan importantes como el estudio de la Palabra y la oración. También es cierto que el Espíritu obra en muchas formas diferentes. A veces lo hace silenciosa y escondidamente.

    Leer mas
  • CÓMO ESTUDIAR LA BIBLIA.

     

     

    Leerla - Un profesor de un seminario bíblico dijo a sus alumnos: "Apunten 3 reglas para guiarles en el estudio de la Biblia." los alumnos se sorprendieron, al saber que las tres reglas que les daba era la misma, (1) Lea la Biblia, (2) Lea la Biblia, (3) ¡Lea la Biblia!

    Leer mas
  • LOS FRUTOS DEL ARREPENTIMIENTO BIBLICO

    Los frutos que siempre son el resultado  

    En conclusión, consideremos los frutos que siempre son el resultado del arrepentimiento bíblico auténtico. Juan el Bautista advirtió a sus oyentes: “Haced, pues, frutos dignos16 de arrepentimiento” (Mat. 3:8). Y el apóstol Pablo le dijo al rey Agripa que su mensaje a los judíos y los gentiles era “que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento” (Hech. 26:20).

    Entonces, por estos dos pasajes aprendemos que el arrepentimiento bíblico auténtico se demuestra en la vida del creyente por sus frutos. Por lo tanto, consideremos algunos de estos frutos. Al hacerlo, oremos pidiendo que el Espíritu Santo abra nuestro entendimiento para poder comprender su Palabra preciosa y que abra y escudriñe nuestros corazones. Quiera el Señor mostrarnos si estos frutos son producidos en nuestra vida por el Espíritu del Dios viviente.

    Leer mas
  • La Palabra de Dios hiere y da vida

    La Palabra de Dios hiere y da vida. Da muerte al fariseísmo, al pecado y la incredulidad. Te trae a Dios clamando: “¡Ay de mí porque estoy deshecho! ¡Estoy perdido! ¡Dios, sé propicio a mí, pecador!” Escucha el clamor de David en el Salmo 51 cuando la Palabra de Dios penetró forzadamente en su corazón bajo la convicción de su pecado: 

     

    “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos; para que seas reconocido justo en tu palabra, y tenido por puro en tu juicio. He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre. . . Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve . . . Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”

    Leer mas
  • La Palabra de Dios es eficaz

    Hebreos 4 también nos dice que esta Palabra de Dios, en las manos del Espíritu Santo, no sólo es viva sino también eficaz. Es activa, operativa, vigorizante y efectiva. Trae convicción –convicción de pecado y de la impiedad de la incredulidad-- porque discierne entre el bien y el mal en el pensamiento aun más santo del mejor de los hombres y le muestra lo que es: ¡un pecador ante Dios!

     

    El Espíritu Santo usará la Palabra para darte la convicción de que eres espiritualmente ciego a causa del pecado. No puedes ver el peligro en que te encuentras ni puedes ver ninguna hermosura en Cristo. “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos” (2 Cor. 4:3, 4).

    Leer mas
  • ¿Es el perdón de Dios para ti?

    Pero alguien puede decir: “No dudo que el arrepentimiento y la remisión de los pecados deben ser predicados en el nombre de Cristo, y que tales cosas sean enseñanzas de Cristo. Mi problema es: ¿son para mí?” Pues bien, ésta es una cuestión que tienes que determinar bajo la dirección del Espíritu Santo.

     

    Pero déjame hacerte algunas preguntas: ¿Te arrepientes de tus pecados? ¿Sientes gran pesar por los pecados porque son la plaga de tu corazón y la maldición de tu vida? ¿Aborreces el pecado? ¿Te vuelves del pecado queriendo vivir como el Santo Dios quiere que vivas? 

    Leer mas
  • Dios promete perdón total al pecador arrepentido

    El evangelio promete al pecador un perdón total de todos los pecados que jamás haya cometido, ya sea un pecado de pensamiento, palabra o acción; ya sea un pecado de omisión o comisión.15 Este perdón es tan grande como lo es total.

     

    Es un perdón de las ofensas más horribles y más repetidas: impureza, robo, blasfemia, violación, borrachera, sí, prostitución, adulterio y aun homicidio. Es un perdón de los crímenes del peor tipo, un perdón comprado con la sangre preciosa de Cristo. Cuando nos volvemos a Dios con un arrepentimiento auténtico y confiamos en Jesucristo que nos limpie por fe, ¡seremos salvos!

    Leer mas
  • El arrepentimiento es un don de la gracia

    Ahora, basado en la autoridad de la Palabra de Dios, quiero declarar que el arrepentimiento debe ser predicado en el nombre del Señor Jesús como una gracia otorgada desde lo Alto. Es otorgada por Dios. Sí, por lo tanto, el arrepentimiento ha sido dado a los gentiles al igual que a los judíos porque es un don de la gracia (Hech. 11:18). No nos llega por las obras de la ley, sino que nos llega total y completamente del corazón generoso de Dios.

     

    No debe ser predicado en el nombre de Moisés como una obligación legal, sino que debe ser predicado como lo predicó Jonás, sin ninguna esperanza –porque éste proclamó que Nínive sería destruida en sólo 40 días-- sino que debe ser predicado en el nombre de Jesús como la gracia de Dios.

    Leer mas
  • El arrepentimiento es un regalo de Dios

    Ahora debo agregar que el arrepentimiento es un don de la gracia que obra en el corazón por el poder de Dios el Espíritu Santo.8 Hechos 11:18 nos dice: “¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!” El Espíritu Santo nos muestra nuestra condición pecaminosa ante Dios y pone en nosotros la voluntad de renunciar a nuestro odio de Dios y su autoridad. Y por su gracia nos da el anhelo de andar con él en novedad de vida y santidad.  

     

     

    Como ya hemos visto, Dios nos ordena arrepentirnos porque tú y yo somos rebeldes contra Dios por naturaleza. Todo hombre aparte de Cristo es un rebelde contra el trono de Dios (Rom. 8:7). Debido a nuestra naturaleza pecaminosa hemos determinado vivir nuestra vida apartados de Dios. Por eso tenemos que cambiar radicalmente nuestra manera de pensar con respecto a vivir independientemente de él. ¡Esto lo demostramos por medio de nuestro clamor a Dios pidiéndole que sea nuestro Señor y el Soberano de nuestra vida!

    Leer mas
  • Confianza en el Señor - Proverbios 3:5-6

     Ese mandato en realidad llega hasta lo más profundo de nuestra vida cristiana. ¿Confía plenamente en el Señor? “De todo corazón” significa que usted confía en Él en todo y con todo lo que usted es. ¿Puede confiar en el Señor sin que importe lo que venga, bueno o malo? ¿Puede confiar en Él a pesar de todo el dolor o el sufrimiento que tenga que soportar, a pesar de la prueba que tenga que afrontar? ¿Confiará en Él cuando sus sueños se frustren y se consuman? ¿Confía en el Señor plenamente, sin que importe lo que ocurra?

     

    La alternativa es confiar en usted mismo, apoyarse en su propia comprensión. Podemos escoger confiar en nuestra propia interpretación de los sucesos en lugar de confiar que Dios esta dirigiendo nuestros pasos. Cuando las cosas en su vida parecen estar fuera de control, usted tiene que recordar que Dios lo ama y que en todo Él está obrando para su bien. No debemos entender todo lo que nos ocurre. Debemos aprender a confiar en Dios en vez de confiar en nuestra capacidad para darle sentido a las cosas.

    Leer mas

Últimos Artículos

Most popular