¡Detente y considera las maravillas de Dios!

Escucha esto, Job; Detente, y considera las maravillas de Dios. (Job 37:14)

¿Cuánto hace que no se toma un tiempo para pensar? Así es: ¡para pararte a pensar! Las prisas y el ajetreo de la vida cotidiana casi siempre nos impiden ver las cosas más sencillas e importantes que Dios nos regala… Empezando por el aire que respiras hoy, ¡todo forma parte del gran regalo que Dios te ha hecho!

A veces estamos tan distraídos con todo lo demás que no nos damos cuenta de los maravillosos regalos del Padre. Párate a reflexionar sobre la vida, la familia, la belleza de la creación, la salud, las sonrisas, la bondad, la espontaneidad de un niño, el amor de Dios? Hay tanto que considerar y por lo que estar agradecido. Piensa en ello y que tengas un día lleno de bendiciones.

Párate hoy a pensar en las maravillas de Dios:

  • Tómate un descanso de tus quehaceres diarios y disfruta de un rato a solas con Dios.
  • Considera las pequeñas cosas, cada gesto, los detalles que revelan el gran amor del Señor por ti.
  • A lo largo del día, dale gracias por todo lo que te ha dado en la vida.
  • Tómate tiempo para admirar la belleza de la creación del Padre, observa una simple flor en un jardín, un animal, los rayos del sol… Él lo hizo todo para Su gloria y para nuestro gozo.
  • Dedica un momento de tu día a reflexionar sobre las maravillas de la Palabra de Dios.
  • Esfuérzate por tener momentos de comunión y de compartir con tu familia en casa y en la iglesia.

Add Comment