¿Qué significa en la Biblia “Guarda tu corazón”?

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. (Proverbios 4:23)

“Los límites nos ayudan a distinguir nuestra propiedad para que podamos cuidarla. Nos ayudan a ‘guardar nuestro corazón con toda diligencia’. Debemos mantener dentro de nuestras vallas las cosas que nos nutrirán y fuera las que nos perjudicarán.”

¿Dónde dice la Biblia “Guarda tu corazón”?

Muchos versículos en la Biblia se refieren a guardar nuestros corazones de varias maneras, pero Proverbios 4:23 dice las palabras exactas: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”

Consideremos el contexto de este versículo para entender qué significan frases como “Sobre toda cosa” y “Porque de él mana la vida”. Salomón aborda Proverbios 4 desde la perspectiva de un padre que da a sus hijos instrucciones para la vida. Sólo en el primer versículo hay tres órdenes: Escucha, presta atención y comprende. No hay duda de su intención. Las palabras que pronuncia son de peso y merecen toda nuestra atención a medida que avanzamos hacia el versículo 23.

En el versículo 5, se nos dice que obtengamos sabiduría y entendimiento, que no los olvidemos ni nos apartemos de ellos. En los versículos 6-13, los porqués que nos impulsan a obtener y conservar la sabiduría nos son entregados como una joya preciosa:

v. 6 No abandones la sabiduría, y ella te protegerá.
v. 6 Ama la sabiduría, y ella velará por ti.
v. 7 Lo más sabio que podemos hacer es esto: Adquiere sabiduría.
v. 7 Aunque te cueste todo lo que tienes, adquiere entendimiento.
v. 8 Aprecia la sabiduría, y ella te enaltecerá.
v. 8 Abraza la sabiduría, y ella te honrará.
v. 9 La sabiduría te dará una guirnalda para adornar tu cabeza y te regalará una corona gloriosa.
v. 10 Cuando escuchamos a la sabiduría de arriba, puede añadir años a nuestra vida.
v. 11 La sabiduría te guiará por senderos rectos.
v. 12 Cuando camines, tus pasos no serán estorbados.
v. 12 Cuando corras, no tropezarás.
v. 13 Aférrate a esta instrucción, no la sueltes. Guárdala bien, pues es tu vida.

A diferencia de algunos padres que dicen a sus hijos que hagan algo simplemente porque ellos se lo han dicho, sin más explicaciones, Salomón comunica claramente por qué es vital permanecer en el camino de la sabiduría. Su instrucción continúa en los versículos 20-22, hasta llegar al versículo 23: “No las pierdas de vista, guárdalas en tu corazón; porque son vida para quien las encuentra y salud para todo el cuerpo. Por encima de todo, guarda tu corazón, porque todo lo que haces fluye de él”.

¿De qué tipo de corazón hablan los Proverbios?

Para entender por qué necesitamos guardar el corazón por encima de todo, consideremos de qué tipo de corazón está hablando Proverbios.

En hebreo, la palabra corazón es Lev, que habla del corazón como el hombre interior, el lugar donde se toman las decisiones, nuestra conciencia: el alma. Aunque el corazón se menciona cientos de veces en las Escrituras, ninguna se refiere al órgano. En cambio, la Escritura utiliza el corazón como metáfora del hombre interior.

Deuteronomio 6:4-5 nos dice que amemos al SEÑOR nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas. Podemos pensar que Dios quiere nuestro tiempo, dinero y cada gota de energía que podamos ofrecer, pero por encima de todo, Él quiere nuestro amor. No un amor a medias, sólo cuando te necesito. Él desea un amor que consuma nuestros corazones, que influya plenamente en nuestro comportamiento y en nuestras decisiones, y que defina nuestras vidas.

¿Por qué debes guardar tu corazón?

Debemos guardar nuestros corazones porque es allí donde se toman las decisiones. Nuestras vidas, así como las de los demás, se ven directamente afectadas por nuestro corazón.

Aquí es donde la sabiduría juega un papel vital. Es nuestra responsabilidad vigilar nuestros corazones, pero es imposible hacerlo solos. Santiago 1:5 dice que cuando pedimos sabiduría a Dios, Él la da generosamente a todos sin encontrar falta. Su sabiduría nos ayuda a mantenernos alerta ante las artimañas del enemigo que desean desviar nuestro corazón. Si el enemigo extravía nuestro proceso de pensamiento, nuestras acciones pronto lo seguirán, extraviando en última instancia nuestras vidas y posiblemente también las de otros. Nuestros corazones no son los únicos que están en juego. Y es por eso que guardamos nuestros corazones como soldados que guardan ferozmente su centro de mando.

¿Cómo guardas tu corazón?

Como un buen padre, Dios no nos deja adivinando cómo podemos guardar nuestros corazones. He aquí algunas de esas maneras:

1) Busca (Santiago 1:5) y retiene la sabiduría que Dios te está dando (Proverbios 4:5).

2) Lleva cautivo todo pensamiento para hacerlo obediente a Cristo (2 Corintios 10:5). No permitamos que nuestra mente divague. Antes de permitir que los pensamientos entren en nuestro “centro de mando”, nos aseguramos de que estén alineados con la Palabra de Dios y sean saludables para todo nuestro ser. No somos responsables de los pensamientos que vienen a la mente, pero somos responsables de los pensamientos que permitimos que entren en la mente.

3) Mira al frente, y fija tu mirada directamente delante de ti. No te desvíes ni a la izquierda ni a la derecha. Camina en lo que sabes que es verdad (Proverbios 4:25).

4) Reflexiona cuidadosamente sobre tus caminos (Proverbios 4:27).

5) Desea el tesoro eterno, no el temporal, porque allí estará también tu corazón (Mateo 6:21).

6) Cultiva un corazón agradecido y cuenta las maravillas de Dios (Salmo 9:1).

7) Conténtate. Pablo nos dice que la piedad con contentamiento es gran ganancia, advirtiéndonos que no estemos ansiosos por el dinero, ya que ha hecho que algunas personas se alejen de la fe y se traspasen a sí mismos con muchas penas (1 Timoteo 6:6-12).

8) Cuida tus ojos. ¿Has oído decir que nuestros ojos son las ventanas del alma? Considera cuántas familias han sido destruidas sólo por la pornografía, o cómo una mirada puede convertirse rápidamente en lujuria, llevando a una mayor destrucción de las familias (Salmo 101:3).

9) Cuida tus oídos. Todo lo que escuchamos, sin importar quién lo dice, necesita alinearse con las Escrituras. Cuando elegimos música y podcasts con mensajes llenos de esperanza, esto alimenta nuestras almas y ayuda a guardar nuestros corazones contra influencias impías (Proverbios 18:21).

10) Detén la grabadora que se repite en tu mente. Las palabras hirientes “grabadas” en tu mente desde el pasado, ya sea por otra persona o por ti mismo, pueden detenerse hoy con la ayuda de Dios. El enemigo busca destruir tu vida espiritual y físicamente, pero Dios anhela sanar cada una de tus heridas y reemplazarlas con esperanza (Jeremías 29:11).

Oración para proteger mis ojos y mis oídos

Señor, estoy indefenso sin Ti. Cada día, me siento tentado a mirar y escuchar cosas en contra de Ti, no a favor de Ti. Dame la fuerza y la determinación de un guerrero poderoso para guardar y defender mi corazón y mi mente a toda costa, protegiendo lo que importa: mi camino contigo, mi testimonio a los demás y la conservación gozosa de mi familia y mi comunidad. Amén.

Oración para proteger mi corazón

Autor y Perfeccionador de mi fe, gracias por el nuevo corazón y el nuevo espíritu que has puesto en mí. Te pido sabiduría y discernimiento para mostrarme lo que significa guardar mi corazón, de modo que cada pensamiento, cada palabra pronunciada y cada acción reflejen un corazón limpio y preparado. Señor, así como las montañas rodean Jerusalén y Tú rodeas a Tu pueblo, te pido que rodees mi corazón con Tu protección y me ayudes a guardarlo por encima de todo. Amén.

Add Comment