Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. Gálatas 5-1

Testimonio - Una mujer que fue secuestrada por Boko Haram relata cómo Dios la ayudó a escapar

1,779 Vistas
Published

Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno. (Mat. 10:28)


Los CRISTIANOS deben tener una perspectiva adecuada sobre el temor. El contexto aquí está aún refiriéndose a la persecución por ser un discípulo de Cristo. Los hombres tienen el poder de matar a nuestros cuerpos físicos. Ellos nos pueden hacer sufrir y, finalmente, nos matan. Pero ellos no pueden tocar nuestras almas, y nunca pueden quitarnos la vida eterna. Así que no debemos tenerles miedo. En cambio, el temor debe ser dirigido al soberano y todopoderoso Dios. Debemos tener temor Al que tiene autoridad sobre el destino eterno de los hombres. Esta es la clave que debe conocer un discípulo de Cristo. A medida que vivimos nuestras vidas para Cristo, vamos a enfrentar la ira de los hombres. Pero en esos momentos, recuerde que es a Dios a quien hemos de temer y obedecer.

Categoría
Testimonios
Palabras Clave
Testimonio, Boko Haram, Una mujer, fue secuestrada, relata cómo Dios, ayudó a escapar, sana doctrina, testimonios
Anímate! Se el primero en comentar este video