en

El trabajo y el hombre -Reflexiones cristianas

No hagáis conmigo dioses de plata, ni dioses de oro os haréis. (Éxodo 20:23)

En Génesis 3:19 Dios declara: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan”, es decir, “trabajarás para vivir”. Esto es lo que hacen todos los humanos, o casi todos.

Pero, ¿lo hacen para obedecer a Dios? En realidad no nos queda otra alternativa, pues si no cultivamos la tierra, no hay frutos, si no criamos el ganado, no tendremos carne, etc. Sólo con el paso de los siglos el trueque fue sustituido por el dinero, que ahora se ha vuelto indispensable.

Pero cuanto más se tiene, más se quiere, y todo gira en torno al dinero. Tomando como referencia el becerro de oro de la Biblia (Éxodo 32), casi podríamos decir que en nuestra época adoramos al becerro de oro o del dinero.


Dinero y trabajo son prácticamente sinónimos, porque sin trabajo no hay dinero, hasta tal punto que quiénes están desempleados a veces tienen la impresión de no ser nadie. Al perder su trabajo uno pierde su identidad. Cuando decimos: “Quién es tal persona?”, la respuesta es: “Es un vendedor, un ejecutivo, un obrero, etc.” ¿Acaso Dios quiere que un ser humano se reduzca a una profesión terrenal? Dios nos ama a cada uno por igual, simplemente porque él mismo es amor. Reconoce el valor intrínseco de todo hombre porque fue creado a semejanza de Dios. El trabajo es indispensable, Dios nos lo impulso para nuestro equilibrio mental.

Pero tengamos cuidado y dejémoslo en el lugar que le pertenece. ¡Que no nos quite el tiempo de nuestra relación con Dios!

Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. (Mateo 6:24)

¿Qué te parece?

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

GIPHY App Key not set. Please check settings

Entendiendo Los Tiempos – ¿Cómo DIOS TRANSFORMA a sus hijos?

Mejor Película De Navidad (CASADOS EN NAVIDAD)