5 ejemplos bíblicos de amor en las Escrituras

El mundo tiene una visión diferente del amor en lo que se refiere a Dios. He aquí 5 ejemplos de amor que encontramos en las Escrituras.

Jesús en la cruz – Lucas 23:34

El mundo tiene una visión diferente del amor en lo que se refiere a Dios. Aquí hay 5 ejemplos de amor encontrados en las Escrituras. El primer ejemplo es cuando Jesús le pidió al Padre que perdonara a los que lo estaban clavando en la cruz.

Este relato debería ayudarte a aprender que el amor incluye el perdón. No podemos decir que amamos a alguien pero negarnos a perdonarlo. ¡Hablando de perdón! Recuerde cuando “Jesús dijo: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34a).

La asombrosa gracia mostrada por Jesucristo en la cruz puede haber sido el factor decisivo de la creencia del ladrón en la cruz. Antes, ambos hombres se habían estado insultando (Marcos 15:29-32), pero algo le ocurrió a uno de los hombres de la cruz después de oír a Jesús pedir a Dios que perdonara a los que le estaban crucificando. ¿Quién hace eso? Sólo Dios lo hace y ese amor a Dios que Jesús mostró fue suficiente para persuadir al ladrón a clamar para ser salvado… y lo fue.

El Apóstol Juan sobre el Amor – 1 Juan Capítulo 3:11

Juan describe que el amor es más que palabras… son palabras respaldadas por hechos. Leyendo 1 Juan podemos leer como el amor es mas que lo que dices…es lo que haces. Esto muestra que el amor es un verbo; es lo que hacemos.

Es mucho más que un sentimiento. Una forma de saber que somos hijos de Dios es por la forma en que amamos a los demás y nos amamos unos a otros en la iglesia. Si decimos que amamos a Dios pero odiamos a nuestros hermanos, nos estamos engañando a nosotros mismos y no somos Sus hijos, pero “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.” (1 Juan 3:14). Amarse los unos a los otros no es sólo una sugerencia; es un mandamiento (1 Juan 3:11, 23), pero separa el trigo de la paja (1 Juan 3:24).

Abraham e Isaac – Génesis Capítulo 22:3

El amor fue demostrado por la obediencia de Abraham, hasta el punto de estar dispuesto a sacrificar a su propio hijo Isaac. Abraham demostró que realmente amaba a Dios haciendo lo que Dios le pedía, incluso hasta el extremo. Encontramos este relato en Génesis 22, donde leemos que “Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.” (Genesis 22:3). Abraham no trató de disuadir a Dios ni de retrasarlo, sino que se levantó temprano y se fue, tal como Dios le había ordenado. Hizo lo que Dios le pidió que hiciera y eso fue sacrificar a su único hijo, justo lo que Dios Padre haría algunos siglos más tarde… y exactamente en el mismo lugar en el que Abraham ofreció a Isaac. La diferencia es que Dios le dijo a Abraham justo antes de que clavara el cuchillo en Isaac: “Y dijo: No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada; porque ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste tu hijo, tu único.” (Genesis 22:12). Abrahán obedeció a Dios, incluso hasta el extremo, y esta obediencia es un atributo del amor; del amor abnegado.

La mujer y su perfume – Marcos Capítulo 14:8-9

Mucha gente hace cosas buenas para ser vista o para encontrar favor, pero mucha gente hace cosas buenas para Dios de las que nadie se entera. En el caso de la mujer que ungió a Jesús, la mayoría de la gente pensó que era una terrible pérdida de dinero. Si te das cuenta de cuánto dio esta mujer al derramar su caja de ungüento sobre Jesús, entenderás por qué Jesús dijo que el amor sacrificado de esta mujer se contaría en todo el mundo, y así ha sido a través de los evangelios. Antes de la crucifixión de Jesús, el Señor dijo: “Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura.” (Marcos 14:8), y esta unción, que a los demás les pareció un derroche, le permitió dejar su huella en la historia, pues el Señor dice de su acto desinteresado que “De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que esta ha hecho, para memoria de ella.” (Marcos 14:9). Eso acaba de cumplirse… de nuevo… con nuestra lectura de este relato.

Rut y Noemí – Rut Capítulo 1:16

Los tiempos difíciles a veces separan incluso a los mejores amigos, pero no fue así con Rut. Cuando el hambre azotó la tierra, Noemí tuvo que mudarse para buscar a un pariente cercano, sólo para poder sobrevivir, pero cuando le dijeron a Rut que regresara, “Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo, y dondequiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios.” (Rut 1:16). Rut no abandonó a Noemí en su viudez, sino que prometió a Noemí que su pueblo sería “mi pueblo”, y su Dios sería “mi Dios”. La historia de la divina providencia de Dios muestra que incluso los considerados forasteros pueden ser amados por Dios y adoptados en la familia de Dios. Para Dios, no hay extraños para los que han confiado en Jesucristo. Sabemos que no hay ni hombre ni mujer, ni judío ni griego, ni ninguna otra diferencia (Galatas 3:28). Si hay diferencias, las hemos puesto nosotros… no Dios.

Para terminar

Antes de terminar, es mi esperanza y profundo deseo que usted ya haya confiado en Jesucristo, el Hijo de Dios. Si no es así, entonces tengo terribles noticias para usted. Jesucristo será tu Juez y no tu Salvador, así que hoy, te suplico que te arrepientas de tus pecados. Hazlo aquí y ahora. Pon tu confianza en el Salvador. Si no lo haces, tan cierto como que el sol salió esta mañana, enfrentarás el juicio de Dios después de la muerte (Hebreos 9:27) o en la aparición de Cristo (Apocalipsis 20:12-15), lo que ocurra primero. No es mi deseo ni el deseo de Dios que nadie perezca aparte de Cristo (2 Pedro 3:9).

Add Comment