7 poderosas promesas de Dios en las Escrituras

Lo que Dios promete, lo cumple, pero hay algunas que son más poderosas para los creyentes. He aquí 7 promesas de Dios.

Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; (Mateo 11:28-29)

Cuando estés al límite de tus fuerzas y todo a tu alrededor parezca derrumbarse sobre ti, entonces corre al Salvador. Deposita sobre Sus anchos hombros todas las fatigas y pesadas cargas que son demasiado duras para que te importen. Sólo entonces Él podrá darte descanso para tu alma. Si insistes en llevar tus propias cargas, nunca encontrarás verdadero descanso para tu alma.

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)

La Biblia nos dice que no podemos hacer nada importante por nosotros mismos (Juan 15:5), y que sólo a través del fortalecimiento de nuestro Señor, podemos hacer todas las cosas que son Su voluntad. Hacer “todas las cosas” no significa que tendremos ese coche de lujo o una casa más grande, pero nuestra voluntad y la voluntad del Señor están alineadas en propósito y pase lo que pase, Él puede proveer para nuestras necesidades (Fil 4:19) y darnos fuerza en momentos de debilidad (Isaías 40:29-31), pero sólo si es de acuerdo con Su voluntad (Mateo 6:10)..

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 8:38-39)

Si existe una promesa más reconfortante y poderosa que la de Romanos 8:38-39, no estoy seguro de cuál es. Que nuestro Señor nos diga que nada en absoluto, creado o no, puede separarnos de Dios y de Su amor significa que tenemos la seguridad de que Dios preserva a Sus hijos (Juan 10:28-29). Nada ni nadie puede separarnos de Dios una vez que hemos confiado en Cristo.

Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. (Jeremías 29:11)

Aunque esto fue escrito al antiguo Israel que parte de la nación ya estaba en cautiverio, les dio a los judíos la esperanza de un futuro. Dios quiere para ellos el bien y no el mal; el bien y no el mal; un futuro y una esperanza. Él hace lo mismo con Sus propios hijos que han confiado en el Señor, Jesucristo.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

El versículo bíblico más conocido de toda la Escritura es Juan 3:16. Resume en cierto sentido todo el Evangelio. En cierto sentido, resume todo el Evangelio, pues dice: “Todo el que crea en Jesucristo no perecerá, sino que recibirá la vida eterna”. Creer” significa confiar o tener fe y, por lo tanto, obedecer. Los que rechazan a Cristo perecerán en el lago de fuego, aunque su alma continuará para siempre. Sólo hay dos lugares a los que podemos ir en esta vida; a la presencia del Señor después de la muerte (2 Cor 5:8), “pero el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:18b).

No nos recomendamos, pues, otra vez a vosotros, sino os damos ocasión de gloriaros por nosotros, para que tengáis con qué responder a los que se glorían en las apariencias y no en el corazón. (2 Corintios 5 :12)

Esta puede ser la mejor y más clara presentación del evangelio en toda la Biblia. Afirma que Jesús nunca conoció el pecado, pero nosotros sí, ¿verdad? Por eso se hizo pecado por nosotros. Su muerte fue con el propósito de que recibiéramos Su justicia. Sin eso imputado hacia nosotros, no podemos entrar en el Reino. Debemos tener la misma justicia que Jesús tiene o seremos encerrados en las tinieblas exteriores para siempre, pero no es así si lo hemos recibido y ponemos toda nuestra confianza en Él.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1:9)

No estoy seguro de quién lo dijo, pero una persona preguntaba si se merecía una segunda oportunidad con Dios porque la había ” fastidiado “ otra vez. El sabio y viejo pastor dijo: “Te das cuenta de que no merecías la primera”. Ese hombre tiene razón. Ninguno de nosotros merecía recibir la misericordia y la gracia de Dios. No podríamos ganárnosla ni en un millón de vidas. Dios nos perdona cuando se lo confesamos. Fin de la historia. Ahora, debemos aprender a dejar ir lo que Dios ha perdonado. Incluso nuestra salvación es un don gratuito de Dios para que ninguno de nosotros se jacte o alardee de ello (Ef 2:8-9), y conociendo la naturaleza humana, estoy seguro de que alardearíamos ante cualquiera que nos escuchara. Una niña en la escuela dominical dijo que la única parte que ella trajo para ser salva fue su pecado. Jesús hizo el resto. Ella lo clavó. De la boca de los niños, dicen.

Conclusión

Sé que puedes pensar en otras poderosas y preciosas promesas de Dios. Sólo piensa en esta poderosa promesa de Dios. El Apóstol Pedro dijo que nuestro Señor “nos ha concedido sus preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa del deseo pecaminoso” (2 Pe 1:4). Estas promesas no son sólo grandes promesas: …., son promesas “muy grandes” y sumamente “preciosas”. Debemos alegrarnos de que Dios no cambie de opinión sobre nosotros. Si lo hiciera, ninguno de nosotros lo lograría.

Add Comment