“Fe inquebrantable: La inspiradora historia de una anciana de 91 años que sigue sirviendo a Dios”

La historia de la señora Judith, a sus 91 años, es un testimonio de cómo la fe y la confianza en el Señor a través de Su Palabra pueden dar fortaleza y dirección en cada etapa de la vida. A pesar de sus limitaciones, Judith ha encontrado maneras de continuar sirviendo al Reino de Dios.

Originaria de Bundaberg, Queensland, Australia, Judith creció en un hogar donde Dios era el centro de la familia. Sus padres, especialmente su padre, un ministro, infundieron en ella un profundo amor por Dios y Su Palabra desde una edad temprana. Incluso durante los tiempos turbulentos de la Segunda Guerra Mundial, la fe y las Escrituras eran una fuente de estabilidad para su familia.

A los 19 años, mientras se capacitaba como enfermera en un hospital del distrito, Judith se encontró como la única cristiana en su año, enfrentando largas horas de trabajo y momentos de duda sobre la presencia de Dios en medio de las dificultades. Fue en un momento de desesperación que clamó a Dios y le pidió un signo de Su realidad. En ese momento, experimentó la paz y recibió un versículo, Salmo 42:5, que marcó un punto de inflexión en su vida y le ayudó a encontrar una fe genuina en Dios.

A lo largo de su vida, Judith vivió una serie de experiencias significativas: se convirtió en partera, conoció a su esposo Peter, crió cuatro hijos, lideró estudios bíblicos, habló en eventos de la iglesia y brindó apoyo pastoral. Sin embargo, a los 59 años, enfrentó una de las pruebas más difíciles cuando su esposo sufrió un paro cardíaco y falleció. En ese momento de dolor y vulnerabilidad, Judith recurrió nuevamente a la Palabra de Dios y encontró consuelo en el Salmo 27:13,

A lo largo de los años, Judith continuó su vida con la ayuda de Dios y Su Palabra. Cada día, Dios le proporcionaba un nuevo versículo de los Salmos, que le daba fuerzas y hablaba a su alma. Esta conexión con la Palabra de Dios se convirtió en una fuente constante de estabilidad y fortaleza en su vida.

Al mirar hacia atrás en su vida, Judith reconoció la mano de Dios en cada parte de su historia. A pesar de los desafíos y las pruebas, su fe se mantuvo firme, y su confianza en Dios la llevó a esperar con alegría el día en que vería al Señor cara a cara. Su historia es un testimonio conmovedor de cómo la fe en Dios y Su Palabra pueden guiar y sostener a una persona a lo largo de toda su vida.

Add Comment