Sólo la sangre de Cristo puede borrar nuestros pecados.

Dios no comprobó quién era digno dentro de la casa. Comprobó si había sangre en los postes de la puerta. Ninguno de nosotros es digno. Sólo la sangre de Cristo puede borrar nuestros pecados.

porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados. Mateo 26:28

Add Comment